A diferencia de la Spirulina, que es una cianobacteria, la Chlorella es un alga que posee increíbles propiedades, algunas otras diferencias con la Spirulina.

La Chlorella es una alga de agua dulce, cuya característica principal es que su pared celular es dura y difícilmente digerida por seres humanos. Por lo tanto, debe ser consumida como suplemento, en forma de cápsula, tableta, polvo o extracto, que presentan su pared “degradada” y sus nutrientes disponibles para nuestra absorción.

El alga Chlorella está compuesta por un 50-60% de proteínas completas, lo que significa que contiene los nueve aminoácidos esenciales para el cuerpo humano.

También es buena fuente de hierro. Dependiendo del suplemento, puede proporcionar entre un 6-40% de la necesidad diaria. Y es una excelente fuente de vitamina C, la que ayuda a absorber el hierro de origen vegetal.

Por otro lado, contiene aportes de omega 3, magnesio, zinc, cobre, potasio, calcio, ácido fólico y otras vitaminas B.

Su poder desintoxicante

El gran talento del alga Chlorella es su capacidad desintoxicante de metales pesados y de otros compuestos tóxicos que, en grandes cantidades, entorpecen las funciones vitales del organismo. Así lo comprueban algunos estudios en animales (1,2), como es también la función de debilitar la toxicidad de los metales pesados del hígado, cerebro y riñones (3).

Más aún, se ha demostrado que la Chlorella ayuda a reducir la cantidad de dioxina en la leche materna, un disruptor hormonal y sustancia cancerígena que puede contaminar a los animales y subproductos durante su cadena alimentaria y de producción (4)

Otras propiedades que la vuelven un alga super-poderosa

Se ha comprobado que la chlorella tiene la capacidad de ayudar a reducir el colesterol total, el LDL y triglicéridos (5). Esto se atribuye a su contenido de fibra, niacina, carotenos y antioxidantes.

Sus principales compuestos antioxidantes son la clorofila, vitamina C, beta-caroteno, licopeno y luteína. Algunos de estos antioxidantes parecen reducir la producción de productos finales de glicación avanzada (AGE), que impulsan muchas de las complicaciones de la diabetes, hipertensión (6, 8) y riesgo de daño oxidativo o envejecimiento en fumadores, asmáticos y en obstrucción pulmonar cŕonica (9, 10).

Dosificación y precauciones

La dosis diaria recomendada de Chlorella es 2-3 gramos por día. Una forma fácil de tomarla es a través de tabletas o incorporada en batidos.

La Chlorella debe ser evitada en personas con tratamientos inmunes debido a que aun está en estudio su influencia sobre la inmunomodulación.

Por otro lado, al ser un alga de agua dulce, es importante consumir una marca de Chlorella que asegure su calidad durante su cultivo y todo el proceso productivo. Mi recomendación es siempre la Chlorella de marca Aquasolar en cualquiera de sus dos formatos.

Espero que este artículo te ayude a descubrir este valioso super-alimento!

Un abrazo,

Daniela Enríquez

Nutricionista Funcional y Health Coach

www.nutricionbioactiva.cl