Un deportista que necesita rendir bien durante una competición debe cuidar su cuerpo. Un buen entrenamiento no lo es todo, y la falta de descanso es decisiva para poder dar lo mejor de nosotros mismos. ¿Por qué es tan importante el sueño en el deporte?

Una tercera parte del tiempo que vivimos lo hacemos durmiendo. Por ejemplo, si vivimos 60 años, 20 al menos los  pasamos en la cama. Mientras dormimos, el organismo descansa y se recupera de todo lo que hemos gastado durante el día. Uno de los factores que más influyen en el rendimiento deportivo es la calidad del sueño.

Durante las horas de sueño nos recuperamos y reducimos el estrés. Físicamente los músculos necesitan regenerarse, y lo hacen por las noches mientras dormimos. Pero, ¿qué pasa si el día anterior hemos realizado un esfuerzo excepcional? ¿Lograremos reparar totalmente los músculos?

Hay que tener en cuenta que lo importante no es dormir en sí, sino que ese descanso sea reparador. Cuanto más nos ejercitemos y más cansemos el cuerpo, más horas deberíamos descansar. Si realizamos entrenamientos intensos deberemos respetar al menos 10 horas de sueño, mientras que si el ejercicio es moderado, con 8 es suficiente para recuperarnos.

¿Cuáles son los beneficios de dormir bien?

Fortalece el sistema inmunitario: Ayuda a combatir y prevenir enfermedades así como un resfriado o el estrés, que nos pueden jugar una mala pasada durante el entrenamiento.

Previene lesiones: Cuando no se ha dormido bien, el deportista pierde agilidad y destreza, favoreciendo la aparición de lesiones musculares.

Los músculos se recuperan: Durante el sueño, hay momentos en que se produce una relajación total del aparato locomotor, liberando las tensiones acumuladas durante el día.

Favorece la oxigenación de las células: Durante el sueño la respiración se hace más lenta y profunda, favoreciendo la oxigenación de nuestras células.

Evita la obesidad: Según un estudio de la Universidad de Washington,  dormir más de la cuenta puede aumentar en 0,2 el índice de masa corporal, mientras que la falta de sueño lo aumenta hasta 1.4, favoreciendo la obesidad y el sobrepeso.

Como vemos, son muchos los beneficios de tener un sueño profundo, sin embargo, no son pocas las personas que sufren insomnio. Estos son algunos consejos para dormir mejor y descansar lo suficiente.

Haz ejercicio todos los días: Practicar deporte ayuda a dormir y durmiendo bien rendiremos mejor en el deporte.

Evita cenas demasiado pesadas: Después de un duro entrenamiento es conveniente alimentarse bien, sin embargo, sin abusar de grasas y proteínas nuestra digestión será menos pesada y dormiremos mejor.

Acuéstate siempre a la misma hora: El cuerpo se acostumbra fácilmente a los horarios y dormir siempre a la misma nos ayudará a descansar.

Y tú, ¿cuántas horas sueles dormir cada día? Cuéntanos!!