El cuidado de la salud es uno de los temas que más preocupa a la sociedad de hoy en día en medio de una crisis sanitaria mundial,pero hay un aspecto que tiene gran importancia y al que no solemos prestar demasiada atención y es el buen dormir.

Dormir bien es fundamental para mantener el organismo en perfecto funcionamiento y para ganar en calidad y esperanza de vida. Durante la noche el cerebro lleva a cabo diversos procesos que ayudan a que nuestro cuerpo descanse y se despierte reparado y con energia.

El sueño es el responsable de que todo en el organismo funcione correctamente, se autorregulen diversas funciones del sistema nervioso central y se restauren los centros de reserva de energía. Si este no es de calidad, se producen ciertos errores como la falta de concentración, peor estado anímico y un descenso en el rendimiento general e, incluso, a largo plazo, enfermedades que han sido asociadas con el insomnio

MEDITACIÓN Y SUS BENEFICIOS PARA UN BUEN SUEÑO

La meditación es una práctica que puede resultar muy útil para dormir bien. Ayuda a reducir la excitación del sistema nervioso facilitando la relajación del cuerpo y la mente, dejando de lado el estrés del día para que el organismo se prepare para un merecido descanso.

Beneficios de esta práctica:

Ayuda a conseguir un descanso de forma natural, libre del uso de fármacos.

Favorece una completa relajación del cuerpo y la mente ayudando a controlar el estrés y la ansiedad.

Aumento del tiempo y la calidad del sueño. Gracias a poder alcanzar un estado de relajación adecuado, el organismo es capaz de dormir durante más horas seguidas.

Mejora la capacidad de concentración.

TECNICAS DE RELAJACIÓN PARA DORMIR

Un ejercicio muy común para favorecer la conciliación del sueño es el de centrarse en la respiración. Aprender a respirar correctamente, ser conscientes de cómo el aire entra y sale es fundamental para la relajación.

Los ejercicios de respiración ayudan a reducir la tensión múscular, rebajar los niveles de ansiedad, reducir el ritmo cardíaco, y a dejar de lado las preocupaciones y pensamientos negativos. En definitiva, son un arma infalible para dar una señal clara al cerebro: estamos listos para descansar y queremos disfrutar de un sueño reparador.