El ecosistema acuático alberga en su interior una gran cantidad de organismos que no dejan de sorprendernos. Entre estas podemos destacar las microalgas, ¿has escuchado hablar de ellas alguna vez? Estos microorganismos se encuentran en la base de la cadena alimenticia y actualmente su importancia va en aumento debido a que pueden crecer en cualquier lugar, además de que tienen una «huella de carbono» baja.

Qué son las microalgas y sus características

Producción de biocombustibles, biorremediación de aguas contaminadas y producción primaria son algunos ejemplos de las capacidades de las microalgas y de los beneficios que se pueden obtener de ellas.

Taxonómicamente hablando, las microalgas engloban especies eucariotas del reino Protista, aunque desde el punto de vista biotecnológico el término se utiliza para aquellos microorganismos que contienen clorofila a y otros pigmentos fotosintéticos y que pueden realizar fotosíntesis oxigénica. Es por esta razón que, a pesar de ser organismos procariotas, también se incluyen a lascianobacterias en este grupo.

Existen más de 30.000 especies de microalgas y solo alrededor de 100 han sido estudiadas. Si quieres conocer más sobre estos intrigantes microorganismos te invito a que veamos algunas de sus características:

  • Son organismos microscópicos: pueden medir entre 2 y 200 µm, son unicelulares y en su mayoría fotosintéticos, es decir, que tienen la capacidad de utilizar la luz solar como fuente de energía. Además, ¿sabías que su eficiencia fotosintética puede llegar a ser cuatro veces mayores a la de las plantas?
  • Suelen ser microorganismos autótrofos: ya que tienen la capacidad de fijar el CO2 de la atmósfera para producir su propia biomasa a través de la fotosíntesis. Aunque también existen microalgas heterótrofas, que a diferencia de las anteriores utilizan compuestos orgánicos como fuente de carbono.
  • Su ciclo vital se completa en horas: el ciclo vital de la mayoría de las especies de microalgas se completa tan solo en horas. Pueden reproducirse sexual y asexualmente, principalmente por fisión binaria o mitosis.
  • Pueden contener sustancias de reserva: dependiendo de las condiciones de cultivo y de la especie de la que se trate, las microalgas pueden contener numerosas sustancias de reserva en su interior como lípidos, carbohidratos y proteínas.
  • Son el primer escalón de la muchas cadenas tróficas: gracias a su capacidad fotosintética son el primer eslabón de cadenas tróficas, es decir, los productores primarios de materia orgánica, sirviendo de alimento para las demás especies del ecosistema.
  • Son especies cosmopolitas: su adaptabilidad les permite encontrarse ampliamente distribuidas por la biosfera, tolerando un amplio rango de condiciones. Pueden crecer en todos los cuerpos de agua como lagos, mares y ríos, pero también en zonas terrestres y extremas como hielos y desiertos.

Ejemplos de microalgas

Ahora que ya sabemos qué son las microalgas, vamos a conocer algunos ejemplos de microalgas que quizás te suenan pero no sabías que se trataba de ellas.

Cianobacterias (clase Cyanophyceae)

También conocidas como algas verde azuladas, son las algas más primitivas y las responsables de haber generado una atmósfera con oxígeno en el planeta Tierra. Como mencionamos anteriormente, si bien estas bacterias no son consideradas taxonómicamente como algas, están englobadas bajo el término de “microalgas” por sus similares características.

Las algas verde azuladas son las principales responsables de las floraciones algales en zonas de eutrofización de ambientes acuáticos, es decir, con exceso de nutrientes en el agua, sobre todo de nitrógeno y fosforo. Estas condiciones suelen provocar la proliferación masiva de cianobacterias, acarreando efectos negativos sobre los ecosistemas, como la alteración de la calidad de agua y la producción de sustancias toxicas que resultan perjudiciales para la salud humana y animal.

 

Diatomeas (clase Bacillariophyceae)

Estos microorganismos los encontramos tanto en agua dulce como salada, son uno de los grupos más abundantes del fitoplancton y son responsables del 25% del total del carbono que se fija en los océanos al año. Las diatomeas son uno de los alimentos principales del krill antártico, pequeños crustáceos que viven en los océanos Atlántico y Pacífico, cerca de la Antártida, y que a su vez son fuente de alimento de numerosos peces, ballenas y aves, de ahí que son microorganismos claves en la cadena trófica marina.

A partir de estas estas microalgas se obtiene la conocida “tierra de diatomeas” muy utilizada en jardinería y agricultura.

Dinoflagelados (clase Dinophyceae)

Muy abundantes en el fitoplancton marino, son los responsables de un fenómeno muy llamativo, la bioluminiscencia. Debido a la presencia de una enzima llamada luciferesa, en condiciones de oscuridad y estimulación mecánica son capaces de generar pequeños destellos de luz azul o roja muy vistosa.

También son muy importantes en la formación de arrecifes de coral, ya que unos dinoflagelados llamados zooxantelas, viven en asociación simbiótica con los corales, proporcionándoles oxígeno y alimento a cambio de CO2 y un entorno protegido.

Descubre Qué es la bioluminiscencia y ejemplos en este artículo que te recomendamos.

Importancia de las microalgas

Las microalgas tienen un valor intrínseco por si mismas en los ecosistemas, contribuyen a la biodiversidad del planeta, son la base de muchas cadenas alimentarias y fijan el CO2 atmosférico disminuyendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

Aun así, gracias a su rápida tasa de reproducción y a los bajos requerimientos de sustrato y espacio, hay muchas ventajas que las sociedades humanas podemos obtener de su producción. Veamos algunas de ellas:

  • Biorremediación: las microalgas son utilizadas para eliminar sustancias químicas en aguas residuales domésticas, animales e industriales, como pesticidas, herbicidas, metales pesados y nutrientes. Los microorganismos incorporan estas sustancias a través del metabolismo sin afectar su actividad biológica, a su vez producen grandes cantidades de biomasa, la cual puede utilizarse posteriormente para la producción de cosméticos, fertilizantes e incluso en impresiones 3D.
  • Combustibles: gracias a los altos contenidos de lípidos se puede utilizar la biomasa de microalgas para la producción de biodiesel, además de bioetanol y metano. Como alternativa a los combustibles fósiles, la producción de biocombustibles a partir de microalgas resulta ser una opción renovable, biodegradable y sin emisiones de CO2 a la atmosfera.
  • Acuicultura: la producción de microalgas puede utilizarse directamente como fuente de alimento de otras especies de importancia comercial, como moluscos, crustáceos y algunos peces.
  • Agricultura: algunas microalgas, especialmente las cianobacterias pueden utilizarse como biofertilizantes para fijar el nitrógeno sobre los campos de cultivos, reemplazando a los fertilizantes químicos tradicionales.
  • Industria química y alimenticia: debido a la composición química que pueden llegar a tener las distintas especies de microalgas, las mismas pueden utilizarse para la obtención de sustancias de interés comercial como vitaminas, pigmentos, aminoácidos, polisacáridos, enzimas, ácidos grasos esenciales, entre otros.
IMG Microalgas energía 1
Bibliografía
  • Abalde J, Cid A, Fidalgo JP, Torres E y Herrero C. (1995). Microalgas: Cultivo y Aplicaciones. Universidad de la Coruña. Disponible en: https://doi.org/10.17979/spudc.9788497497695
  • Dreckmann KM, Sentíes A, Núñez ML. (2013). Manual de prácticas de laboratorio Biología de Algas. Universidad Autónoma Metropolitana. Iztapalapa, México.
  • Illana C. (2008). Usos industriales de las algas diatomeas. Quercus 267: 32-37. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/286453161_Usos_industriales_de_las_algas_diatomeas
  • Montero-Sánchez Y, Gallo A, Gómez LM, Álvarez I, Sabina LC, Támbara Y, Álvarez A, Alfonso MC y Ramírez LR. (2012). Productividad de Lípidos y composición de ácidos grasos de cinco especies de microalgas. Investigación y Saberes 1(2): 37-43.
  • Ortiz-Villota MT, Romero-Morales MA y Meza-Rodríguez LD. (2018). La biorremediación con microalgas (Spirulina máxima, Spirulina platensis y Chlorella vulgaris) como alternativa para tratar la eutrofización de la laguna de Ubaque, Colombia. Revista de Investigación, Desarrollo e Innovación 9(1): 163-176. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/ridi/v9n1/2389-9417-ridi-9-01-163
  • Pérez FG. (2015). Diversidad y biogeografía de dinoflagelados marinos: notas en la taxonomía de algunos de los grupos menos conocidos. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid

 

Ecologiaverde Eugenia Yordán.